Historia de la masia

Masia Farré es un edificio de interés histórico y arquitectónico que se encuentra en un entorno privilegiado, rodeada de campos agrícolas, y donde se puede gozar de la paz y la tranquilidad. La masia se construyó hace aproximadamente dos cientos años, en el siglo XIX. Durante este tiempo, el conjunto ha sufrido diferentes ampliaciones y se han realizado varios ajustes.

El 23 de abril de 1955, el señor Lluis Farré Sala, junto con sus padres, Pere Farré Marsinyach y Maria Sala Forcat, compró la finca para un fin agrícola. Fue ese mismo año que se convirtió en Masia Farré. Cinco años más tarde, Lluis Farré acogió una familia procedente del sur de España, la familia Agüera Arana. El señor Farré les dio trabajo y los alojó en la masia, donde vivieron durante aproximadamente veinte años.

Unas décadas más tarde, Josep Farré Pagès, hijo del señor Lluis Farré Sala, decidió volver a Masia Farré la luz y magia que le caracterizan. Con un entorno de 20.000 m2, Masia Farré es un espacio tranquilo donde experimentar la vida del campo, vivir la naturaleza, la tierra y la familia.